Barbarroja (V)

Ya lo decíamos en Barbarroja (IV), esta es la última entrada que le dedicamos a Barbarroja. No está mal, pues empezamos allá por “Barbarroja” (I) con la dilatada carrera profesional de tan famosos personajes, hasta llegar a la entrada de hoy.  No sólo terminaremos de relatar la historia, sino que prestaremos un momento de atención a las fuentes que se han empleado en la redacción de estos cinco artículos; son un apartado que siempre nos ha de interesar y en este caso hemos apostado por algo especial.

Representación idealizada de un pirata berberisco sobre el fondo de una conocida película de "piratas". Ahí va esa Johnny Deep.
Representación idealizada de un pirata berberisco sobre el fondo de una conocida película de “piratas”. Ahí va esa Johnny Deep. Fuente: Elaboración propia.

Tras la victoria conseguida en Prevenza, las naves de Barbarroja pudieron emplearse en limpiar el Egeo de dominios cristianos, hasta el punto de que Venecia solicitó en 1540 una paz por la que salía gravemente perjudicada en lo que a cuestiones territoriales se refiere. Además de perder definitivamente la iniciativa naval, la república de los canales perdió importantes posiciones geográficas, aunque logró salvaguardar algunos de sus derechos comerciales.

"Barbarroja", H.J. Godin. Fuente: Europeana / Universidad de Leuven.
“Barbarroja”, H.J. Godin. Fuente: Europeana.

Esta paz permitió a los otomanos un respiro, puesto que sin la menor disputa en el Mediterráneo Oriental ni en el Central, la única amenaza seria provenía de las costas ibéricas e italianas. Carlos I, consciente de que las bases argelinas eran básicas para el avance otomano en dichas áreas, preparó un asedio a Argel para octubre. Dichas fechas eran complicadas para la navegación, como bien se lo hicieron saber sus personalidades navales, pero pese a ello, el emperador creía firmemente en acabar con la amenaza de Barbarroja asestándole un duro golpe en su principal base. Como era previsible, las condiciones de la mar hicieron de la expedición un auténtico fracaso que pasó a la Corona una importante factura en hombres y en dinero. Si os interesa la Jornada de Argel, hace tiempo le dedicamos una entrada en el blog donde la detallamos, podéis leerla aquí.

Mapa de la bahía de Argel con las fortificaciones en ella instaladas, 1700. Carta de inmenso valor estratégico Tabla con el número de piezas de artillería y sus calibres indicando las fortificaciones a las que pertenecen por clave alfabética, enmarcada en pergamino
Mapa de la bahía de Argel con las fortificaciones en ella instaladas, 1700. Carta de inmenso valor estratégico, como lo atestigua la tabla con el número de piezas de artillería y sus calibres indicando las fortificaciones a las que pertenecen por clave alfabética. Fuente: Europeana.

Los quebraderos de cabeza causados por Barbarroja a las costas españolas e italianas – recordemos que ambas estaban bajo el control de Carlos I – no hicieron sino aumentar, puesto que además de practicar la piratería y realizar desembarcos puntuales, quiso unirse en determinadas campañas con los franceses. Ya se sabe, el enemigo de mi enemigo es mi amigo, y Francia constituía el principal aliado otomano en Europa precisamente por ello. Pero, ¿cómo es posible que un reino cristiano como Francia se aliase con el principal exponente del Islam? Pues porque la religión ha servido como casus belli innumerables veces a lo largo de la historia, pero los intereses políticos y económicos han conseguido sobreponerse a ello en más ocasiones todavía.

Cuatro galeras abordando una embarcación. "Relazione della presa di dve Bertoni di Tvnis fatta in Corsica", Florencia: Stamperia di Zanobi Pignoni, 1617. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica.
Cuatro galeras abordando una embarcación.
“Relazione della presa di dve Bertoni di Tvnis fatta in Corsica”, Florencia: Stamperia di Zanobi Pignoni, 1617.
Fuente: Biblioteca Digital Hispánica. 

De esta forma, al frente de más de un centenar de galeras, Barbarroja realizó una campaña de desgaste sobre las costas del sur y el oeste de Italia, consiguiendo de esta forma abrir un segundo frente en la península que distrajese los esfuerzos imperiales por expulsar a los franceses. El ejemplo en el que más claramente se vio reflejada esta colaboración franco-otomana sería sin duda el Sitio de Niza – que está aquí – en 1543. Las tropas de Francisco I de Francia asediaron la ciudad desde tierra, mientras que las naves de Barbarroja, junto a una testimonial presencia francesa, hacían lo propio por mar. El socorro proporcionado a la ciudad por Francisco de Ávalos – gobernador del Milanesado – y Andrea Doria evitó que la ciudad cayera en manos francesas, pero no que las tropas otomanas la saqueasen.

"Batalla de Preveza", Ohannes Umed Behzad. Actualmente se conserva en el Museo Naval de Estambul.
“Batalla de Preveza”, Ohannes Umed Behzad. Actualmente se conserva en el Museo Naval de Estambul.

Tras invernar en las costas francesas, Barbarroja se dirigió de vuelta hacia Estambul en 1544. Su llegada se produciría en 1545, puesto que de camino se dedicó a lanzar razzias a las islas – Cerdeña y Baleares – y a las costas italianas. En este año decidió retirarse en su Palacio de Büyükdere, en las cercanías de Estambul, y como no podía ser de otra forma, frente a la costa. Su hijo Hasan quedó al frente de Argel mientras el propio Hızır bin Yakup, conocido como Barbaros Hayreddin Paşa por los turcos y como Barbarroja por los cristianos, dictaba sus memorias a Muradi Sinan. Tras su apacible muerte en 1546, los 17 volúmenes que resultaron del relato de su vida, conocidos como Gazavat-ı Hayreddin Paşa – conservados en la actualidad por la Universidad de Estambul -, y su mausoleo en la misma ciudad, constituyeron un legado aún visible. Por otro lado, gran parte del Mediterráneo continuó siendo un apacible lago para las embarcaciones turcas gracias a sus actividades hasta que, en 1571, tras la batalla de Lepanto, comenzase de nuevo su disputa.

Barbarroja con un tridente. ¿Quién dijo Neptuno?
Barbarroja con un tridente. ¿Quién dijo el Neptuno berberisco? Fuente: wikipedia.org

¿De dónde ha salido esta información?

Hemos mencionado al comienzo de la entrada que dedicaríamos unas palabras a las fuentes empleadas. Si echáis un vistazo a otras entradas como Piratería en la Grecia Clásica, ¡Al Abordaje!, o Piratas baleares en la Antigüedad, ¿más allá de Roma?; podréis comprobar que siempre dedicamos un apartado a la bibliografía empleada para la redacción del artículo, que son obras de carácter académico y generalmente en formato físico. Bien, los que hayáis seguido la serie Barbarroja habréis notado que no hemos mencionado dicha bibliografía en las anteriores entradas. El objetivo de ello era ubicarla y explciarla en esta última entrada, puesto que en la elaboración de las cinco entradas dedicadas a Barbarroja no se han empleado este tipo de publicaciones. Al contrario, hemos querido demostrar como contrastando unas fuentes con otras se puede realizar una buena tarea de divulgación histórica, aunque estas fuentes estén ubicadas íntegramente en Internet. Sin más, pasamos a enlazaros la bibliografía empleada.

Bibliografía

BARAZZUTI, R. La Marine Venitenne face a la menace turque 1645-1719 [en línea]. Disponible en web: http://www.corsaridelmediterraneo.it/index.php?option=com_content&view=article&id=1697:la-marine-venitienne-face-a-la-menace-turque-1645-1719&catid=10:corsari-del-mediterraneo&Itemid=101 [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

MARTÍN GARCÍA, M.A. Los Hermanos Barbarroja: Piratas del Mediterráneo en el siglo XVI [en línea]. Disponible en web: https://senderosdelahistoria.wordpress.com/2008/11/22/los-piratas-barbarroja-siglo-xvi/  [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

OSSIAN, R. Kheireddin Barbarrosa [en línea]. Disponible en web: http://www.thepirateking.com/bios/barbarossa_kheireddin.htm [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

________. Aruj Barbarrosa [en línea]. Disponible en web: http://www.thepirateking.com/bios/barbarossa_aruj.htm [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

STROBEL, H. Sulayman the Magnificent [en línea]. Disponible en web: http://www.oxfordislamicstudies.com/article/opr/t236/e1263 [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

VILLATORO, M.P. Previsa, donde la heroicidad de los españoles no pudo vencer a la flota de Barbarroja [en línea]. Disponible en web: http://www.abc.es/historia-militar/20140414/abci-batalla-previsa-desastre-catolico-201404111740.html

Turgut Reis [en línea]. Disponible en web: http://es.wikipedia.org/wiki/Turgut_Reis [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

Barbarossa Brothers, Barbary Pirates [en línea]. Disponible en web: http://www.thepiratesrealm.com/Barbarossa%20Brothers.html#.VQ7wXPmG98F [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

Barbarroja. El pirata turco [en línea]. Disponible en web: http://blogs.ua.es/barbarroja/ [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

Khair ad Din [en línea]. Disponible en web: http://www.statemaster.com/encyclopedia/Khair-ad-Din [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

Barbary pirate [en línea]. Disponible en web: http://www.statemaster.com/encyclopedia/Barbary-pirate [Última consulta: 22 de marzo de 2015].

Nota: no todas las fuentes empleadas para estas cinco entradas tienen un trabajo de carácter científico detrás, no os alarméis si observáis que en alguna se escriben cosas… llamémoslas “desacertadas”, puesto que lo que se quiere demostrar con esta serie es que se puede trabajar a nivel divulgativo mediante el contraste de unas con otras (siempre que al menos una revista carácter científico). Estos artículos son una llamada al sentido crítico, a no asumir todo lo que se lee al pie de la letra y a comprobar su veracidad en palabras de otras personas y en trabajos de mayor calidad científica y objetividad; tal como se ha realizado en la elaboración de la Serie “Barbarroja”. Por ello, se enlazan como bibliografía algunas fuentes de dudosa calidad, con objeto de hacer ver al lector de MediPiratas que en Internet se pueden encontrar tanto buenos trabajos como, desgraciadamente, pésimas obras “divulgativas”. Tristemente para la historia, la red está plagada de artículos y relatos con pretensión histórica y que, sin embargo, no resisten el menor análisis científico. Esperamos que la información sobre Barbarroja os haya sido de utilidad y haber contribuido, aunque sea de manera muy leve, al buen hacer – y leer – de la Historia. Buena mar, MediPiratas.


Serie “Barbarroja” | “Barbarroja” (I), “Barbarroja” (II), “Barbarroja” (III), “Barbarroja” (IV), “Barbarroja” (V).

Anuncios

4 comentarios sobre “Barbarroja (V)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s