La fragata Nuestra Señora de las Mercedes

La fragata Nuestra Señora de las Mercedes fue botada en La Habana en 1786, producto, como tantas otras, de un momento histórico en el que el frente naval compartía dos grandes estrategias: la concentración de navíos de línea en grandes escuadras destinadas a confrontar con el grueso de la flota rival – la batalla de Trafalgar en 1805 sería un gran ejemplo -, y la construcción de fragatas y otras naves ágiles con las que defender y atacar intereses comerciales y coloniales. Así, España, Francia o Inglaterra poseían un gran número de fragatas no sólo para defender sus intereses en las colonias, sino para múltiples tareas que requirieran embarcaciones más rentables y ágiles que los navíos pero igualmente podersas. Entre estas misiones se encontraban la protección de rutas y convoys comerciales – o el corso en las mismas -, pequeñas acciones militares o el traslado de autoridades. Un traslado es lo que efectuaba la Mercedes en el momento en que se hundió, pero no de personas sino de caudales.

mercedes
F. Sartorius. “The blowing up of the Spanish frigate Nuestra Señora de las Mercedes at the Battle of Cape Santa Maria, 5th October 1804” , 1807. Óleo sobre lienzo. © The Richard Green Gallery, Londres.

Había sido destinada a América en 1802 con objeto de llevar a la Península caudales y otros efectos de la Hacienda Pública y de algunos particulares, emprendiendo el viaje de regreso en 1804. Junto con otras tres fragatas, Clara, Medea y Fama, fue atacada por cuatro inglesas el 5 de octubre de ese año, a pesar de que ambos reinos se hallaban en paz en ese momento. Inglaterra quería evitar que una suma tan importante de dinero llegase a Francia a través de España, por lo que no tuvo reparos en organizar la emboscada. Precedida de un ingente trabajo de espionaje, las embarcaciones inglesas sabían exactamente dónde y cuándo habían de estar, además de otras importantes cuestiones: para que las fragatas españolas no huyeran, adviertieron que en el código de conducta de los oficiales de la Armada se obligaba a presentar combate ante un oponente de porte parejo. Así, pese a que la lógica era que las españolas hubieran tratado de llegar a la Península rehuyendo el combate, se encontraron bajo fuego del mismo número de embarcaciones y de la misma clase que representaba la escuadra española. En teoría, puesto que a pesar de que las fragatas inglesas eran, valga la redundancia, fragatas, eran de mayor porte que las españolas; es decir, tenían la misma clase en el papel pero muchos más cañones en el mar. ¿Qué como era una fragata? Pues ved las dos infografías interactivas de Emilio Amade, publicadas originalmente por el diario El Mundo,  que os traemos:

Velas mástiles y vergas.

Estructura, cubiertas y forros.

Modelo de la fragata de 34 cañones Nuestra Señora de las Mercedes (1788-1804) 2012-2014 Escala 1:48
Modelo de la fragata de 34 cañones Nuestra Señora de las Mercedes (1788-1804) 2012-2014 Escala 1:48

Tan desigual combate se saldó con la derrota de la escuadra española, que no tuvo ninguna opción frente a la táctica casi pirática de la inglesa, y el hundimiento de nuestra protagonista frente a las costas del Algarve. Y habría sido un combate de tantos más, tristemente caídos en el olvido de no ser por las repercusiones de otro tipo de acciones piráticas. Abandonamos aquí la historia para sumergirnos en la arqueología, la archivística, la documentación y el derecho. Si queréis saber algo más sobre la historia del último viaje de la Mercedes, aquí os dejamos otra infografía interactiva de Emilio Amade publicada también en el diario El Mundo.

Monedas de 8 reales de plata de Carlos IV, Lima 1803. Procedente del pecio de la Mercedes Museo Arqueológico Nacional, Madrid ©Miguel Ángel Camón Cisneros
Moneda de 8 reales de plata de Carlos IV, Lima 1804. Procedente del pecio de la Mercedes. Museo Arqueológico Nacional, Madrid. ©Miguel Ángel Camón Cisneros

Relevancia actual

Seguramente en España todos recordemos el litigio que mantuvo el Gobierno entre 2007 y 2012 contra la empresa Odyssey Marine Exploration, responsable del expolio del pecio de la Mercedes. Esta empresa sostuvo que la Mercedes, cuyo pecio se encuentra en aguas internacionales, no navegaba en misión militar en el momento de ser hundida, por lo que el expolio al que fue sometida era perfectamente legal. Así de tristes son las leyes que rigen el mar de todos, el patrimonio histórico en aguas internacionales está prácticamente indefenso. La única tesis posible para que ese patrimonio volviese a poder público era la de que la embarcación estaba sujeta al principio de inmunidad soberana. Para los profanos en derecho: las embarcaciones militares se consideran una extensión del territorio nacional, por lo que sus pecios (y su carga) siguen estando bajo jurisdicción de su nación. Para demostrar esto, era necesario encontrar evidencias documentales de que el Estado español la envió oficialmente a realizar el mencionado transporte para la Real Hacienda.

ro-2
Real Orden de 6 noviembre de 1802. Uno de los documentos que sirvieron como prueba de la tesis del Gobierno español. Fuente: Blog de la Cátedra de Historia Naval.

Es aquí donde la participación de los Archivos Históricos Nacionales se hizo vital, puesto que de la presentación de documentos que avalasen que el pecio era el de la Mercedes y que se encontraba en misión militar dependía que su cargamento fuera a parar al patrimonio de los españoles o al de unos cuantos coleccionistas privados. Cito aquí la imprescindible entrada que el Blog de la Cátedra de Historia naval le dedicó al caso:

Dichos documentos se encuentran en el Archivo General de Indias, Biblioteca de la Real Academia de la Historia, Archivo General de la Marina “Alvaro de Bazán”, Archivo Naval de Cartagena y Archivo del Museo Naval.

Gracias al trabajo multidisciplinar que se realizó, el Gobierno ganó el caso y hoy en en día el patrimonio que Odyssey saqueó se encuentra en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, en Cartagena.


 Bibliografía

MARCOS ALONSO, C. “El último viaje de la fragata Mercedes. Un tesoro cultural recuperado.” El último viaje de la fragata Mercedes: la razón frente al expolio. Un tesoro cultural recuperado:[catálogo de la exposición celebrada en Madrid del 12 de junio al 30 de noviembre de 2014]. Museo Naval, 2014. Disponible online en: https://sede.educacion.gob.es/publiventa/descarga.action?f_codigo_agc=14912C

SEVERIANO HERNÁNDEZ, V. y ENGENIOS MARTÍN, T. “La contribuciónde los Archivos Estatales a la recuperación de los bienes culturales de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes.” El último viaje de la fragata Mercedes: la razón frente al expolio. Un tesoro cultural recuperado:[catálogo de la exposición celebrada en Madrid del 12 de junio al 30 de noviembre de 2014]. Museo Naval, 2014. Disponible online en: https://sede.educacion.gob.es/publiventa/descarga.action?f_codigo_agc=14912C

Infografías: Emilio Amade / ELMUNDO

//
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s