Vikingos en el País Vasco

vikingoseuskadi

Sí, vikingos. Como os comentábamos en “Vienen del norte”, tenemos preparadas cuatro entradas sobre su presencia en la Península Ibérica y en el Mediterráneo. No hemos querido restringirnos a este mar por contextualizar correctamente su llegada, así que hoy empezaremos por Euskadi.

a

Existen ciertos indicios de que algunos vikingos participaron en las escaramuzas que los cristianos libraron contra fuerzas musulmanas en 795 en las afueras de Astorga, que las últimas querían controlar para asegurar la ruta entre Mérida y Burdeos.

a
Dibujo de una batalla en la que se aprecian escudos redondos de vikingos. Fuente: hispania-vikinga.blogspot.no

No es de extrañar, puesto que en esta época podían haber navegado fácilmente hasta Gernika con el objetivo de aumentar su patrimonio. Sí, la primera vez que oímos hablar de vikingos en la Península Ibérica no es por una razzia en una ciudad portuaria, sino por una alianza con la cultura más antigua de estas tierras.

Una foto aérea de Gernika. Fuente: bizkaiadesdeelaire.com
Una foto aérea de Gernika. Fuente: bizkaiadesdeelaire.com

Tenemos que avanzar hasta el año 816 para volver a encontrarnos con un testimonio de su presencia con fines bélicos en el norte ibérico. Esto no quiere decir que desde 795 no volviesen, sino únicamente que no hay fuentes que lo atestiguen. De esta forma, sólo podemos asegurar que para 816 se hallaban guerreando del lado de Íñigo Arista contra el emir al-Hakam.

El emblema de Íñigo Arista, una cruz plateada sobre fondo azul, en una acuarela alegórica a sus victorias sobre los musulmanes. Fuente: identidadaragonesa.wordpress.com
El emblema de Íñigo Arista, una cruz plateada sobre fondo azul, en una acuarela alegórica a sus victorias sobre los musulmanes. Fuente: identidadaragonesa.wordpress.com

El líder de aquellos vikingos, Hafdan, o Saltan según algunas fuentes, cayó en batalla; convirtiéndose en una de las primeras, si no la primera, muerte vikinga en la península. De la misma forma que en 795, estos vikingos actuaban aliados con la población local, probablemente como mercenarios o quizás atraídos por las mayores riquezas del sur de los territorios del euskera.

Un guerrero nórdico de los siglos VIII-IX. Tiene pinta de simpático, ¿verdad?. Ilustración de Stian Dahlslett. Fuente: http://thornews.com/
Un guerrero nórdico de los siglos VIII-IX. Tiene pinta de simpático, ¿verdad?. Ilustración de Stian Dahlslett. Fuente: thornews.com

Cabe la posibilidad de que esta partida de vikingos fuera parte del grupo que se asentó en algunas áreas del País Vasco alrededor de 814 y que permaneció en la zona hasta 825, cuando fueron derrotados por tropas musulmanas en las cercanías del monte Sollube.

Vistas desde lo alto de Sollube. Fuente: turismovasco.com
Vistas desde lo alto de Sollube. Fuente: turismovasco.com

Dicha batalla se libró en su piedemonte – la base, para entendernos –, aunque los musulmanes no conocían como tal al Sollube, sino por el nombre de Djabal al-Madjus. En las fuentes árabes, los vikingos son referidos como “al-Madjus”, “al-Majus” o “al-Magi”, lo que literalmente significa “adoradores del fuego”, que es como se llamaba a los gentiles en general. La verdad es que el término casa realmente bien con los vikingos ya que su cultura establecía vínculos muy cercanos con este elemento y el que tenían por costumbre frecuente el incendiar edificios una vez saqueados. Desde el punto de vista de los supervivientes del ataque a alguna población musulmana parece la palabra idónea. Ah, en las fuentes del norte cristiano son denominados como “Lordemani”. Será importante para las siguientes entradas.

Representación de un funeral vikingo. Sí, mucho fuego. Fuente: alexpogeler.files.wordpress.com
Representación de un funeral vikingo. Sí, mucho fuego. Fuente: alexpogeler.files.wordpress.com

Dejando el tema filológico para más adelante y volviendo al histórico, remarcaremos que la zona en la que se habían establecido era la ría de Urdaibai, que además de buen puerto para sus naves, tenía acceso a hierro y roble, imprescindibles para la construcción y reparación de las mismas. También tiene cierto aspecto de fiordo, lo que debía reconfortar a unos norteños tan lejos de casa. Los ataques que debieron llevar a cabo en territorio musulmán fueron probablemente lo que empujara a estos a expulsarles del área.

Ría de Urdaibai. Sí, como estar en casa para un nativo de los fiordos. Fuente:
Ría de Urdaibai. Sí, como estar en casa para un nativo de los fiordos. Fuente: stipaisvasco.com

A pesar de que los primeros contactos con las poblaciones del norte no fueran conflictivos, esto cambiaría en las siguientes décadas. Las expediciones a lo que hoy es Francia aumentaron durante los años 830 y 840, desde la facilidad que les otorgaba operar desde la isla-monasterio de Noirmoiutier. Así, dado que eran ya muchos los dedicados al pillaje en el valle del Loira, unos 2.000 de ellos, a bordo de alrededor de 60 naves, partieron hacia Galicia y Al-Ándalus. Era la primera vez que una razzia vikinga por mar tenía como objeto Al-Ándalus, pero no sería ni mucho menos la última.

Una impresionante vista de Noirmutier. Fuente: terimmo-atlantique.com
Una impresionante vista de Noirmoiutier. Fuente: terimmo-atlantique.com

Algunas fuentes irlandesas denominaban “ruta del vino” al trayecto comercial que partía del sur de Europa y llegaba a Irlanda. La razón del nombre es obvia, se exportaba vino con destino a Irlanda y Gran Bretaña, por lo que no es de extrañar que los vikingos quisieran ir a las “fuentes” de este trayecto; probablemente bonitos emporios comerciales que saquear. Además, dada su primera experiencia en el norte peninsular, es verosímil creer que conocían la existencia de los grandes mercados de esclavos de Al-Ándalus. Y donde hay esclavos hay dinero. Y más aún si tu oficio es saquear pueblos y ciudades tomando unos cuantos rehenes.


Bibliografía

HJARDAR, K. y VIKE, V. Vikinger i krig. Oslo: Spartacus Forlag, 2011.

SCHEEN, R. VIking raids on the spanish península. Militaria. Revista de Cultura militar, nº8 (1996). pp.67-89

Anuncios

6 comentarios sobre “Vikingos en el País Vasco

    1. Muchas gracias. Le llegarán puntualmente a su lector de WordPress, pero si lo desea, puede seguirnos en nuestras rees sociales (facebook y twitter) así como dejar un correo, al que le serán enviadas las nuevas entradas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s