El gran viaje de Bjorn Ironside y Hastein

Durante el verano de 858, Bjorn Ragnarsson –Bjǫrn Járnsíða en nórdico antiguo y más conocido como Bjorn Brazo de Hierro– y Hastein comenzaron un gran viaje hacia al sur, al mando de más de dos millares de hombres en una flota de entre 65 y 80 embarcaciones. Estos dos caudillos han sido tradicionalmente emparentados como hijos del semilegendario rey Ragnar Lodbrok, y sería precisamente Hastein quien ocupase Noirmoutier en 843; ocupación de la que ya hemos hablado en Vikingos en el País Vasco.

Recreación actual de un barco vikingo.
Recreación actual de un barco vikingo.

Que el gran objetivo del viaje que iban a emprender fuese Al-Ándalus es dudoso, puesto que bien podían ir detrás de las legendarias Roma o Bizancio –Miklagarðr, en nórdico antiguo–; o, simplemente, tomar el control de la ruta comercial que nacía en Al-Ándalus y, pasando por el Valle del Rhone, llegaba a Verdún.

Dibujo idealizado de vikignos. Idealizado, pero qué impresionante. Fuente: alletop10lijstjes.nl
Dibujo idealizado de vikignos. Idealizado, pero qué impresionante. Fuente: alletop10lijstjes.nl

Antes de llegar a tierras del Islam, nuestros protagonistas se dieron un paseo por Navarra, donde, donde hicieron prisionero al gobernante de Pamplona y pidieron rescate por él. Según las fuentes, obtuvieron una increíble suma de dinero que llevaría tiempo reunir. Como resultado de su presencia en Navarra, este reino firmó una alianza ad hoc con Asturias. Así de temido era su poder.

Guest from Overseas. Nicholas Roerich. 1901.
Guest from Overseas. Nicholas Roerich, 1901.

Sea como fuere, dado el tamaño del rescate y el tiempo que llevaría reunirlo, los vikingos debieron pasar parte del verano de 858 en las cercanías de Pamplona. No, no se quedaron a los San Fermines, porque el 1 de julio llegaban a las costas gallegas, atacando La Coruña y Santiago de Compostela. Los saqueos les irían bien, puesto que pasaron el invierno en la zona. Incluso, algunos se asentaron en torno al valle del Tejo, en el que todavía en 1892 quedaban tres pueblos llamados Lordemaõ. Recordemos que las fuentes cristianas se refieren a los nórdicos como Lordemani –hablamos de ello en Vikingos en el País Vasco.

Un ejemplo de continuidad toponímica, en las cercanías de Coimbra nos encontramos con el término de Lordemaõ. Fuente: Google Maps.
Un ejemplo de continuidad toponímica, en las cercanías de Coimbra nos encontramos con el término de Lordemaõ. Fuente: Google Maps.

En torno a abril de 859 llegaban a Lisboa 62 grandes embarcaciones que no hicieron intento de ataque al ver las reforzadas defensas de la ciudad, por ello continuaron hacia el Algarve. En el camino, dos de ellas fueron capturadas por una nave musulmana en las cercanías de Beja, quedando los musulmanes asombrados al ver que iban repletas de esclavos, provisiones, plata y oro.

Representación de vikingos daneses (siglo XII). Fuente: temporamagazine.com
Representación de vikingos daneses, siglo XII. Fuente: temporamagazine.com

Navegaron hacia el estuario de Guadalquivir, que la flota del Emirato bloqueaba, quizás con la intención de comprobar si los compañeros que habían abandonado en 844 en Isla Menor querrían volver a unirse a ellos, o quizás para vender los esclavos cristianos. Dada la imposibilidad de estas tareas, continuaron hacia el Estrecho.

Batalla naval con embarcaciones nórdicas. Fuente: www.alletop10lijstjes.n
Batalla naval con embarcaciones nórdicas. Fuente: alletop10lijstjes.nl

Llegados a Algeciras, saqueron la zona y quemaron la mezquita. Convirtieron la población en su base de operaciones y emprendieron la acción en primer lugar hacia las costas marroquíes. Así, atacaron Nekor, capital del reino homónimo, ubicada en el Rif. Permanecieron allí algo más de una semana, consiguiendo capturar al emir de Nekor, Said ibn Idris, así como una gran cantidad de mujeres y niños que fueron parcialmente liberados tras pagar el correspondiente rescate el emir de Córdoba. El resto fueron llevados con ellos con objeto de ser vendidos como esclavos, especialmente los subsaharianos, muy cotizados por su exotismo en los mercados europeos.

Asaltos, esclavitud infantil...eran tiempos duros. Rebajemos un poco la tragedia con este simpático dibujo de los compañeros de viaje.
Asaltos, esclavitud infantil…eran tiempos duros. Rebajemos un poco la tragedia con este simpático dibujo de los compañeros de viaje.

De nuevo desde Algeciras partió la flota, esta vez con dirección a la mediterránea Costa del Sol. Tras desembarcar en Almería y acercarse al pequeño enclave comercial de Pechina a por provisiones, pusieron proa a la desembocadura del Segura. Allí establecieron una pequeña base desde la que saquearon Orihuela y sus cercanías durante una semana. Transcurrido este tiempo, poco quedaba allí que fuera del interés de los amables nórdicos, así que volvieron a embarcar.

El Oseberg y el Saga Siglar en la localidad noruega de Trondheim en 1991. Estas réplicas de barcos vikingos naufragaron en mayo de 1992 entre las costas de Alicante y Murcia rumbo a la Expo’92 de Sevilla. Fuente.
Un milenio después, el Oseberg y el Saga Siglar,  réplicas de barcos como los que utilizaron nuestros protagonistas, naufragaron en mayo de 1992 entre las costas de Alicante y Murcia rumbo a la Expo’92 de Sevilla. Fotografía tomada en Trondheim en 1991. Fuente: temporamagazine.com

De camino a Mallorca saquearon Formentera e Ibiza para posteriormente establecer otra base en el Delta del Ebro. Dado que la base ha sido descrita con unas correctas defensas -que incluían foso y empalizada–, es probable que planearan una larga estancia. En cualquier caso, su ubicación les permitió saquear en el interior del Valle del Ebro, volver a Mallorca y ascender y descender por la costa mediterránea con relativa facilidad.

¿Qué mejor emplazamiento para las actividades anfibias vikingas que el Delta del Ebro? Fuente: Google Maps.
¿Qué mejor emplazamiento para las actividades anfibias vikingas que el Delta del Ebro? Fuente: Google Maps.

El Valle del Ebro ha sido tradicionalmente un área densamente poblada, y a pesar de que desde la caída de Roma este poblamiento habría disminuido, continuaba siéndolo. Así, las naves vikingas no tardarían en encontrarse una gran ciudad -para la época- como Tortosa. Además de ser un importante centro mercantil, era base de una de las flotas andalusíes, por lo que es lógico que los vikingos no se aventurasen a atacarla. Más bien al contrario, parece factible que se aviniesen a comerciar con ella, especialmente esclavos capturados en las costas francesas e italianas desde su base en Camargue; de la que hablamos más adelante.

Tesorillo vikingo de Cuerdale, datado en la Inglaterra del siglo X. Con presencia, aunque escasa, de numismática andalusí. Fuente.
Tesorillo vikingo de Cuerdale, Inglaterra, en el que hay monedas andalusíes. Inglaterra, siglo X. Fuente: temporamagazine.com

Desde el Ebro continuaron hacia el norte hasta llegar a la desembocadura del Tech, unos pocos kilómetros al norte de los Pirineos. Saquearon un monastario y emprendieron el ataque a Perpignan, Narbona y otras poblaciones de Septimania. El ataque cogió completamente por sorpresa a la población puesto que los frentes de guerra estaban lejos –al otro lado de la Marca Hispánica–, así que las tropas vikingas pudieron saquear a sus anchas.

vikingos

La siguiente desembocadura que exploraron fue la del Rhone, en cuyo delta establecieron una base estable: Camargue. Construyeron algunos edificios y defensas y actuaron desde ella unos ocho meses, pasando el invierno de 859 a 860. Saquearon Arles, Nimes y Valence, entre otras muchas poblaciones, cuyas riquezas almacenaron en Camargue; aunque no todas las razzias salieron bien. Lupus Servatus, abad de Ferrières le escribía en una carta al joven Gerardo de Provenza cómo había vencido a los vikingos y estos se habían vuelto al mar en uno de sus saqueos. A pesar de ello, estos continuarían atacando la costa cada vez más hacia el este. Queda muy peliculero, pero es cierto,  así que: CONTINUARÁ.


Bibliografía

HJARDAR, K. y VIKE, V. Vikinger i krig. Oslo: Spartacus Forlag, 2011.

SCHEEN, R. VIking raids on the spanish península. Militaria. Revista de Cultura militar, nº8 (1996). pp.67-89

Anuncios

4 comentarios sobre “El gran viaje de Bjorn Ironside y Hastein

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s