El fin de un gran viaje: el truco del ataúd

172.orig

El gran viaje de Bjorn Ironside y Hastein Ragnarsson (III)

En la anterior entrada nos quedamos a las puertas de Luna, comentando que, según los relatos legendarios, los vikingos emplearon una táctica de guerra poco limpia para entrar en lo que ellos habían creído que era Roma. Veamos qué cuentan estos relatos.

Ataúd nórdico representado en la serie Vikings (HBO). Fuente: projectfandom.com
Ataúd nórdico representado en la serie Vikings (HBO). Fuente: projectfandom.com

La primera versión de la leyenda sugiere que Hastein consiguió engañar a la ciudad haciéndoles creer que se había convertido y quería bautizarse, por lo que entró acompañado de su guardia personal –la religión ha sido tradicionalmente un hecho más social que individual, por lo que si un líder se convertía, sus seguidores/súbditos generalmente también lo hacían– y una vez dentro consiguió abrir las puertas a las demás tropas. El resto, lo relatado: sangre, fuego y cadenas.

maxresdefault

La segunda versión es la que se recoge en la serie Vikings de la HBO -si tenéis interés en la serie y no habéis visto el episodio 3×10, continuad en dos párrafos más abajo-: Hastein se hizo pasar por muerto, haciendo creer a las autoridades que se había convertido antes de morir. Por ello, su cuerpo debía descansar en un lugar sagrado. El cortejo fúnebre lo componían 50 guardias que escondían espadas bajo anchos ropajes de luto, que acompañaron su ataúd hasta que este se abrió.

Actores realizando una recreación histórica. Fuente: educationscotland.gov.uk
Actores realizando una recreación histórica. Fuente: educationscotland.gov.uk

El relato es, literariamente, magnífico, imaginar como Hastein se levantaba de su ataúd y cortaba las cabezas de las autoridades religiosas mientras sus guardias abrían las puertas de la ciudad recuerda bastante a cierto caballo en una ciudad griega de Asia Menor. Por cierto, el caballo de Troya tiene una importante relectura de corte marítimo, puesto que la nomenclatura que utilizaban los griegos para sus caballos era exactamente la misma que para sus barcos…

Ataque vikingo dibujado por Pat Nicolle para Look and Learn en 1978. Fuente: Look and Learn.
Ataque vikingo dibujado por Pat Nicolle para Look and Learn en 1978. Fuente: Look and Learn.

Volviendo ahora sí a la historia de Hastein, las naves continuaron hacia el sur, quizás en búsqueda de la Roma real. Ascendieron el Arno y atacaron Pisa, para continuar posteriormente su navegación por aguas dulces –sí, los vikingos eran en ocasiones “piratas de agua dulce”. A su llegada a Florencia, lo normal es que hubiera sido atacada también por su posición en el río, pero en su lugar se fijaron en una ciudad algo más al interior: Fiesole. La realidad es que estas dos ciudades habían sostenido una larga enemistad, por lo que es posible que los florentinos tuviesen algo que ver en la decisión vikinga.

Fiesole guarda un importante legado romano. Fuente: Wikipedia.
Fiesole guarda un importante legado romano. Fuente: Wikipedia.

Este ataque es lo último que sabemos con certeza de la expedición de Hastein antes de su regreso. Algunas fuentes comentan que llegaron a Bizancio y Alejandría, lo que no parece demasiado probable. Es posible que la llegada de algunos rus a estas ciudades entremezclara los relatos. En cualquier caso, en 861 la flota regresaba por el Estrecho de Gibraltar, atacando Málaga por el camino y sufriendo una severa tormenta posteriormente; en la que parece que perdieron hasta cuatro decenas de embarcaciones.

Una tormenta en la que se pierden 40 barcos no es ninguna tontería... Fuente: static.panoramio.com
Una tormenta en la que se pierden 40 barcos no es ninguna tontería… Fuente: static.panoramio.com

Así, de las cerca de 80 naves que habían emprendido la expedición en 858, llegaron a Bretaña en abril de 862 menos de 20. Es posible que algunas regresaran antes y otras después, pero no hay nada que nos permita certificarlo. La última noticia de la flota se encuentra en unos anales irlandeses, en los que está escrito que el hijo “de un tal Ragnall de Lochland –el nombre irlandés para Noruega– llegó a Irlanda desde España y África del Norte con negros”.

viking_raid_by_filipehattori-d4dq602


Bibliografía

HJARDAR, K. y VIKE, V. Vikinger i krig. Oslo: Spartacus Forlag, 2011.

SCHEEN, R. VIking raids on the spanish península. Militaria. Revista de Cultura militar, nº8 (1996). pp.67-89

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s