La segunda oleada vikinga en la Península Ibérica

nave vikinga

Después de la increíble experiencia de Bjorn y Hastein, la Península Ibérica quedaría al margen de las razzias vikingas durante un siglo. Vuelve a haber noticias de su presencia en torno a 965, cuando dos flotas se emplearon a fondo en las costas de Al-Ándalus y, especialmente, del norte de los reinos cristianos.

Estatua a Ricardo I de Normandía en Falaise, Normandía (valga la redundancia).
Estatua a Ricardo I de Normandía en Falaise, Normandía (valga la redundancia).

Debido a la paz que alcanzó el Duque Ricardo de Normandía con los francos por aquel entonces, sus tropas necesitaban tareas que realizar, motivo por el cual fueron enviadas hacia el sur. Al menos 18 poblaciones fueron saqueadas a resultas de dicha expedición, que tuvo que invernar en algún sitio del norte de la Península  dado que partieron en otoño. Es factible pensar que estaba en sus planes comenzar el año 966 en la Península, que inauguraron con un ataque a Iria Flavia. Como respuesta, el reino de León comenzó a construir una serie de torres de aviso a lo largo de la costa, temiendo que la tumba de Santiago pudiese ser saqueada.

Inscripción votiva dedicada a Neptuno. Forum Iriense, Flavia. Fuente: Wikimedia.
Inscripción votiva dedicada a Neptuno. Forum Iriense, Flavia. Fuente: Wikipedia.

Descendiendo por la costa este, los vikingos fueron atacados por naves musulmanas, que les causaron un total de dos bajas; tras lo cual establecieron una base en Alcácer do Sal. Dicho establecimiento estaría activo desde junio de 966 hasta 968, o tal vez hasta 972, según otras fuentes.

Representación del combate que libró por aquellos años (941) la flota bizantina contra los primos de los vikingos occidentales, los Rus.
Ilustración del combate que libró por aquellos años (941) la flota bizantina contra los primos de los vikingos occidentales, los Rus. Codex Graecus Matritensis Ioannis Skyllitzes, Biblioteca Nacional de España. cod. Vitr. 26-2, fol 130.

En 968, alrededor de un centenar de embarcaciones y cuatro millares de guerreros se plantaron en Galicia bajo liderazgo de Gudrød –Gunderedo, en español. Las dos primeras rías en ser atacadas fueron la de Betanzos y la de Arousa, mientras Sisnando II organizaba una defensa que se haría efectiva el 29 de marzo de 968 en Fornelos. El obispo moriría de un flechazo y sus tropas fueron derrotadas, por lo que los vikingos camparon a sus anchas por una amplia zona. Un gran número de personas fueron hechas esclavas para poder ser vendidas con posterioridad, mientras que otros fueron liberados a cambio de jugosos rescates. Un grupo de vikingos intentó asaltar Santiago sin éxito, pero su presencia fue suficiente para conseguir un pago a cambio del cual dejaron en paz a la ciudad.

Representación de una acción de pillaje vikinga. Fuente: hispania-vikinga.blogspot.com
Representación de una acción de pillaje vikinga. Fuente: hispania-vikinga.blogspot.com

La presencia vikinga en la zona fue verdaderamente intensa, establecieron multitud de pequeñas fortificaciones que explicarían el porqué de la dispersión y continuidad de los ataques; como la que edificaron en Miño, desde la que se organizaron ataques tan al interior como el de Lugo.

Fortaleza en forma de anillo o "Trelleborg", común en Escandinavia en el siglo X. Fuente: Wikipedia.
Fortaleza en forma de anillo o “Trelleborg”, común en Escandinavia en el siglo X. Fuente: Wikipedia.

Un hecho tan traumático como aquel quedó recogido en considerables testimonios, como el testamento de la condesa Mumadona de Guimarães, quien explica que la fortaleza de San Mamede –más tarde Castillo de Guimarães– se construyó expresamente para hacer frente a esta presencia tan invasiva. En 970, el Conde de Astorga escribía a Córdoba relatando un ataque fallido. Pero no son sólo cartas y testamentos los recuerdos de aquellos fatídicos años, puesto que Lordemanos, un pequeñísimo pueblo entre León y Zamora, lleva el nombre que se les daba a los vikingos por aquel entonces; quizás debido a que algunos se establecieron en él.

Por si no nos creíais, ahí está el cartel de entrada al pueblo "de la gente del norte".
Por si no nos creíais, ahí está el cartel de entrada al pueblo “de la gente del norte”.

Mientras esto sucedía en el norte, en 970 algunos de estos vikingos atravesaban el Estrecho de Gibraltar y se internaban en el Mediterráneo. Como un siglo atrás, volvieron a pasar por Almería sin atacarla, probablemente para intercambiar los innumerables esclavos que habían hecho en lo que hoy es Galicia por otros bienes de lujo como plata o sedas.

"Viking longboat", David Seguin. Fuente: ajcarlisle.wordpress.com
“Viking longboat”, David Seguin. Fuente: ajcarlisle.wordpress.com

En junio de 971 volvían a navegar al sur, por lo que la flota musulmana de Sevilla salió a su encuentro. El previsible choque no fue necesario, porque ese verano los vikingos no irían más al sur del Algarve. La flota califal permanecería atenta a los acontecimientos en la desembocadura del Guadalquivir. El año siguiente, el califa tomó la decisión de exterminar la amenaza, por lo que sus naves se dirigieron a terminar con las bases vikingas en el Algarve. Llegaron tarde. Los vikingos se habían ido y no volverían hasta más de 30 años después.

Recreación de un combate del siglo X entre tropas musulmanas y cristianas. Fuente: Desperta Ferro.
Recreación de un combate del siglo X entre tropas musulmanas y cristianas. Fuente: Desperta Ferro.

Como vemos, estas últimas incursiones partían desde Normandía, como lo fue la que atacó las costas del norte en 1008. En 1015, sería Olaf Haraldsson –San Olaf– quien retomase la iniciativa,  tanto en el norte como en el oeste, llegando hasta Cádiz. Antes, había “visitado” La Coruña y Tui, donde solicitó la módica cifra de 4 kilos de oro por no atacar la ciudad; que finalmente fue destruida. Con una flota probablemente no superior a las cinco embarcaciones, llegó a Cádiz en otoño – donde parece ser que sostuvo alguna escaramuza con naves califales –, planeando invernar para pasar el Estrecho al año siguiente; seguramente para vender lo conseguido en Galicia. Así, la táctica que se había seguido años atrás había demostrado ser efectiva y, aunque no tenemos certeza ni de esto ni de que entrase al Mediterráneo, sí podemos afirmar que no volvería a Escandinavia hasta 1017; por lo que es probable que en 1016 permaneciera en la zona.

Santo, sí, pero que su hacha de vikingo no falte. Una de las maneras más sencillas de identificar a San Olaf en la iconografía es precisamente por este elemento que recuerda su pasado no tan "santo". Fuente: redaccion.lamula.pe
Santo, sí, pero que su hacha de vikingo no falte. Una de las maneras más sencillas de identificar a San Olaf en la iconografía es precisamente por este elemento que recuerda su pasado no tan “santo”. Fuente: redaccion.lamula.pe

Tras Olaf, los reinos cristianos del norte serían atacados en 1028, 1032 y 1038, aunque la presencia vikinga fue más constante dado que eran empleados frecuentemente como mercenarios. Por su parte, Al-Ándalus, que por su lejanía y poder nunca fue el objetivo principal; había sabido adaptarse a esta amenaza tras la primera sorpresa, por lo que, por ejemplo, no constan pagos por evitar ser atacados. Dada su posición de poder en la entrada al Mediterráneo, es bastante probable que los tratos de los vikingos en estas tierras fueran considerablemente más mercantiles que bélicos.

22daa917ae7a76ba6a14f690d0356429_large

Con esta entrada damos por terminado el ciclo sobre vikingos en la Península Ibérica y el Mediterráneo. En las próximas, trataremos el Mediterráneo de la Antigua Grecia, el medieval, volveremos con nuestros amigos berberiscos… es decir, seguiremos compartiendo la historia de nuestros MediPiratas.

Bibliografía

HJARDAR, K. y VIKE, V. Vikinger i krig. Oslo: Spartacus Forlag, 2011.

SCHEEN, R. Viking raids on the spanish península. Militaria. Revista de Cultura militar, nº8 (1996). pp.67-89

Anuncios

One thought on “La segunda oleada vikinga en la Península Ibérica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s