Cómo ser contrabandista en Cataluña (en 1670)

Investigando otros temas hemos dado con un documento en el Archivo de la Corona de Aragón que regula esta actividad de manera curiosa. O que indica como realizar contrabando por cauces legales, si lo preferís. Por si os queréis acercar a comprobarlo, se encuentra en Consejo de Aragón, Legajos. Pero como es probable que no seáis de Barcelona, veamos qué dice de los contrabandistas.

Barcelona, en 1645.
Barcelona en 1645

Bajo mandato de Francisco Fernández de Córdoba -con su ristra correspondiente de títulos- se emite este documento impreso para que se pregone “por los lugares acostumbrados”. Hubiéramos deseado subir fotografías del mismo para que pudierais leerlo como nosotros hemos hecho, pero -ojo, viene crítica- el Ministerio de Cultura no permite la reproducción de contenido que no hayan digitalizado ellos mismos. Ni una mísera foto para poder trabajar en casa. Esto no sería un problema si ofrecieran un servicio de digitalización en condiciones, pero como no sueltan un duro euro para mantener nuestro patrimonio, no hay personal suficiente para atender las peticiones que se realizan. En conclusión, o transcribes en el propio archivo, o… o nada.

Por ello, en lugar de ofreceros esa preciosa foto, os traemos la transcripción del mismo en el catalán original en que figura. Lo analizamos en castellano, así que no os preocupéis si no entendéis algo.

Per quant a noticia de sa Excelencia ha peruingt, que alguns fills de perdiciò poch tements a Deu, y à la justicia temporal, no han duptat, ni duptan passar o fer passar del present Principat de Catalunya, y Comptat de Cerdanya als Regnes de Barbaria, Moreria, ò Turquia, y altres terres de Moros, y Sarrahins, y altres de enemichs de sa Magestat[:] moneda, caualls, armes, vitualles, municiones, y altres coses, y axi mateix entran dels dits Regnes de Bereria, y altres enemuchs en los presents Principat, y Comptats, robas, fruits, mercaderies, y altras cosas…

Empieza duro, pues no se corta en tildar a los contrabandistas de “hijos de perdición poco temerosos de Dios”. Mediante este fragmento, atestiguamos la presencia de un comercio entre las costas catalanas y las de Berbería y Turquía, del que, gracias al celo del escribano, conocemos las mercancías: caballos, armas, vituallas, municiones, ropa, frutas y, por supuesto, dinero.

Puerto s XVII

[…] tant per dret comu, entrar y traurer prohibidas, com per Pragmaticas, y Sanctions Reals, incommerciables, en gran dany de sa Magestat, y perjudici de aquest Principat, y Comptats, y los poblats; ab les quals armes, y demès cosas no sols los enemichs de sa Magestat, pero encara los enemichs comuns de nostra Santa Fè Catholica, son prouehits, y sia conuenient, que semblants delictes se obuien, y desije sa Excelencia, que per ningun cas hi puga auer comers ni tracte ab los dits Regnes per lo prejudici gran sen poria seguir a la cosa publica.

Y claro, el comercio con los enemigos de Su Majestad estaba más que prohibido. A varios niveles además: derecho común, Pragmáticas y Sanciones Reales. Parece lógico no querer armar a un enemigo del rey. Pero además, dado que este documento estaba destinado a ser pregonado de viva voz, hace un llamamiento a un enemigo común del rey y sus súbditos: el enemigo de la Fe Católica. Por si alguno de estos no viera las guerras de la corona como suyas, lo cual tiene sentido ya que  unos años antes Cataluña no era precisamente el principal apoyo del rey.

Ab thenor, y veu de la present publica Crida, diu estatueix, veda, y mana a totas, y qualseuols personas de qualseul estat, grau, y condiciò quesian, tant Prouincials, com soldats, y Officials de Guerra majors, y menors, que de esta ora en auant per via directa, ni indirecta, tracten, ni comersen ab los dits Regnes de Barberia, Turquia, ò altres terres de Moros, Serrahins, ò altres de enemichs de sa Magestat, en qualseuol part del mon que sian, y que no pugan aportar, ni fer aportar en dits Regnes cosas, ni mercaderias algunes en qualseol especie consistescan ni gosen, ni presumescan aportar, ni fer aportar, ni rebrer per fi, ni per interposadas personas directa, ni indirectament sens llicencia expressa de sa Magestat , ò de sa Excelencia, ningun genero, ò especie de robas, ni mercaderias, tant per mar, com per terra, que sian nadas, fetas, ò fabricadas en los dits Regnes de Enemichs de sa Magestat, priuant no vingan ditas mercaderias immediadament de dits Regnes de Enemichs en los present Principat, y Comptats

En resumen, se prohíbe a todas las personas el comercio de cualquier mercancía con origen o destino en territorio de “Berbería, Turquía u otras tierras de Moros, Sarracenos, [así como sus súbditos] en cualquier parte del mundo que estén”. Por supuesto, este comercio no se puede hacer por medio de intermediarios tampoco.

sots pena de perder ditas mercadurias y demès cosas, y en cas que aquelles nos troben constant, empero ser exidas del present Principat, y Comptats per dits Regnes, y terras de Enemichs de sa Magestat ò vingudas, aportadas, y entradas a detura de ditas terras de Enemichs en los presents Principat, y Comptats, sots pena de auer de perdrer las tals robas, y mercaderias, los Vaxells, carros, y animals que les aportaran, y altras penas de sa Excelencia ben vistas, segons la grauedat del fet requirirà, en las quals penas incorreran tots los que per la contrafactio del demunt dit donaran ajuda, y favor, ò incubriran als transgresors.

El castigo no parece excesivo: la pérdida de lo comerciado o de las posesiones, en caso de que no se encuentre lo comerciado, así como de los medios con que se comerciare. Es decir, carros, animales y, especialmente, embarcaciones. Todo esto no sólo para quien comercie, sino para quien ayude a comerciar o encubra a los contrabandistas. El documento continúa indicando que no hay exención posible para los culpables, ni aunque gocen de privilegio o fuero. Es más, se derogarían estos en caso de haberlos poseído.

slide_10

Y ahora viene la sorpresa. Tras la sarta de amenazas y penas, regula el contrabando que acaba de prohibir. Se da permiso de “contrabando” siempre que se cargue en tierra amiga,

carregadas en ports, ò terras dels dominis de sa Magestat, ò Regnes, ò prouincies confederades

y siempre que también se pague el correspondiente impuesto del 10% al llegar a puerto:

al present Port, ò Moll de Barcelona, ò en altres parts, ò platjes del present Principat

Estas mercancías “de contrabando” se podían descargar sólo en Barcelona, Tarragona, Blanes, Sant Feliu de Guixols, Palamòs y Llançà, entregando el manifiesto al Oficial de la Capitanía General con detalle de “suerte, calidad y cantidad” de “dichas ropas, y mercancías”. Si este no estuviere, podía entregarse al Veguer, Batlle u otro Oficial Real. ¿Qué pasaba si no se entregaba el manifiesto, pagaba el impuesto o desembarcaba en los puertos legales? Pues que además de perder las mercancías, como se dice anteriormente, había que pagar pena de

doscentes lliures de plata

De ellas, una cuarta parte se la quedaba el acusador y el resto se destinaba a los “Cofres Reales de la Capitanía General”.  Con ello se pretendía un incentivo para la colaboración ciudadana, si bien no sería extraño que provocase alguna que otra denuncia por interés. Y ojo, que había un plazo de 24 horas para cumplir los requisitos:

que totas las barcas, sagetias vaxells, ò altres buchs arribaràn a qualseuol port dels dalt destinats, hajan dins vint u quatre horas del punt y ora que arribaran al Moll, ò port, de dar lo manifest […] Que pera euitar tots fraus, y per quant moltes persones poch tements a la justicia moguts de sos propis interesos no duptaràn introduir, ò descarregar robas, ò mercadurias de contrabando […] sens manifestar ni pagar los drets.

Plano de Garao 1644. Se pueden ver galeras, jabeques-polacras, saetí­as, barcas y laudes. (procesoscomunicacion.blogsome)
Plano de Garao 1644. Se pueden ver galeras, jabeques-polacras, saetí­as, barcas y laudes. Fuente: procesoscomunicacion

En este último párrafo se identifica a personas “poco temerosas de la justicia”, “movidas por sus propios intereses” que “no dudarán en introducir […] contrabando”; lo cual, en cierto sentido, justifica todo lo anteriormente expuesto. Es decir, dada la situación caótica en que debía encontrarse Cataluña tras los sucesos de las tres décadas anteriores, parece lógico pensar que muchos comerciantes habrían aprovechado la situación para establecer rutas antes prohibidas y que lo estaban para sus colegas del resto de la Península Ibérica. Con la recuperación de la autoridad de la Corona Hispánica, se intenta acabar con este comercio, pero no completamente sino de manera directa. Es decir, se prohíbe el comercio entre Cataluña y Berbería, Turquía… pero no queda del todo claro si las mercancías de estos territorios podían ser importadas tras haberse comprado en Valencia o Nápoles, por ejemplo. En resumen, parece que se legaliza parte de este contrabando, sujeto a unas condiciones no demasiado opresivas: pagar un 10% del valor, desembarcar en ciertos puertos -en los que la Corona mantenía un mejor control, seguramente- y atestiguar mediante manifiesto un origen legal de la mercancía. La legalidad de este último documento, suponemos, dependería en buena medida del dinero del comerciante.


CÓMO CITAR ESTA ENTRADA

Si eres investigador/a y quieres utilizar la información de este documento puedes hacerlo sin ningún problema -incluso si es para criticarla-, pero por favor, cítala correctamente para no despreciar mi trabajo:

Concepto

Contenido

Responsabilidad principal HOCES-GARCÍA, Alberto
Título Cómo ser contrabandista en Cataluña (en 1670)
Tipo de soporte [en línea]
Publicación MediPiratas
Fecha de actualización 19 de diciembrede 2017
Fecha de la consulta  [citado el fecha en la que estés leyendo esto]
Disponibilidad  https://medipiratas.wordpress.com/2017/12/19/contrabando-catalunya-1670/

FUENTE

Si te interesa la fuente, no dudes en contactar por Facebook, Twitter o correo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s